Publicado en:

¿Qué Es La Reforma De La Ley De Responsabilidad Extra-Contractual? – Parte III

En artículos anteriores hemos hablado de “reformadores” intentando (en muchos casos con éxito) cambiar dramáticamente nuestra ley de agravio al imponer condiciones sobre el uso de testigos expertos (como se hizo en la Florida mediante una ley que obliga a los testigos expertos de otros Estados a obtener un “certificado” de la Junta Médica de la Florida), acortando los términos de prescripción de la acción y mediante la imposición de “tapones” a la cantidad de daños que se pueden recobrar en estos casos. En esta ocasión hablaremos acerca de otro método utilizado para engañar a la opinión pública para que acepte la reforma de la ley de agravio: limitando enormemente las cantidades que se pueden obtener por daños punitivos o eliminar los daños punitivos por completo.

Qué Son Los Daños Punitivos

Los daños punitivos (o daños ejemplares, como a veces son llamados) están destinados a castigar y “hacer un ejemplo” del malhechor. En otras palabras, buscan impedir que otros incurran en los mismos actos ilícitos y expresar la indignación de la sociedad por dichos actos ilícitos.

Asimismo, los daños punitivos pueden ser otorgados en casos en que la Corte considere que la indemnización con daños normales no es un recurso adecuado. Por ejemplo, pueden ser impuestos a un conductor ebrio por las lesiones o la muerte injusta que él o ella hayan causado, es decir, para sancionar financieramente al conductor borracho por su conducta. Además, los daños punitivos pueden ser concedidos excepcionalmente en controversias contractuales: por ejemplo, en casos de mala fe en contratos de seguros, la negativa a pagar por parte de la compañía de seguros (a pesar de estar claramente obligada a hacerlo) es considerada un agravio civil independiente del incumplimiento contractual, lo que le da derecho al demandante a obtener daños superiores al valor de la póliza de seguro.

Daños Punitivos No Son Otorgados A Menudo

La percepción común es que los daños punitivos son otorgados usualmente. Sin embargo, la realidad es que estos son la excepción, no la norma. Otra percepción errónea es que el fallo judicial típico por daños punitivos es similar al de un caso de finales de los años noventa, donde un jurado de California concedió 4.8 billones a 6 personas que resultaron quemadas cuando su Chevrolet Malibu de 1979 se incendió (General Motors posteriormente apeló el caso y un juez redujo el fallo del jurado a 1.2 billones. En realidad, estudios estadísticos muestran que el fallo común por daños punitivos oscila entre $38,000.00 y $50,000.00.

Utilizar Daños Punitivos Como Forma Eficaz Para Disuadir La Comisión de Actos Ilícitos

En el mundo corporativo, los funcionarios de las compañías responden a los accionistas de las mismas y esos accionistas quieren ganancias de capital. De lo contrario, que no habrían invertido su dinero comprando acciones de la compañía. Lamentablemente, en los Estados Unidos hemos visto corporaciones colocar sus ganancias por encima de la seguridad pública. Por ejemplo, a comienzo de los años setenta, la Ford Motor Company estaba bajo una fuerte competencia de Volkswagen por dominar el muy rentable mercado de coches pequeños, lo que incitó a la empresa a acelerar la producción de su nuevo Ford Pinto, a pesar de que pruebas de accidentes en la fase de pre-producción mostraban que el tanque de gasolina del coche se rompía muy fácilmente cuando el carro era chocado por detrás, haciéndolo explotar en una bola de fuego. Los funcionarios de Ford decidieron seguir produciendo el coche defectuoso a pesar de tener patentada y fácilmente disponible la tecnología necesaria para solucionar el problema. ¿Por qué lo hicieron? Porque las maquinarias de las líneas de montaje de la compañía ya habían sido preparadas para producir los tanques de combustible defectuosos y los contadores financieros de Ford decidieron que sería más barato para la compañía hacer frente a demandas por muerte injusta que detener la producción del que rápidamente se había convertido en su auto de más ventas hasta tanto las maquinarias de montaje hubieran sido re-construidas.

¿Cómo debería la sociedad lidiar con un comportamiento tan insensible? Utilizando la ley de responsabilidad civil y los daños punitivos que la misma impone. Si la ley de responsabilidad civil o de agravio civil es “reformada” y los daños punitivos son limitados o eliminados, las corporaciones no arreglarán sus productos defectuosos ni cambiarán el comportamiento y las políticas empresariales que conducen a lesiones o muertes. Algunos reformadores afirman que los altos fallos judiciales por daños punitivos son el resultado de sentimientos de venganza de los lesionados contra los malhechores y que en una sociedad civilizada no debe haber cabida para la venganza…

Francamente, no creo que los altos fallos judiciales por daños punitivos tengan nada que ver con la venganza. Una sociedad civilizada impone largas penas de prisión a los criminales. Dichas penas de prisión no son impuestas por venganza, sino a manera de castigo y para disuadir a otros de cometer ofensas similares. Las personas (incluyendo a los accionistas y funcionarios corporativos) tienden a valorar mucho sus bienes materiales. La ley de responsabilidad civil busca tener el mismo efecto en aquellos que por negligencia perjudican a otros: castigo y disuasión. En el sistema civil, la herramienta es el dinero y no la prisión.

Si usted o un ser querido han sido víctimas de la negligencia de otra persona, debe comunicarse inmediatamente con una firma de abogados experimentada en el manejo de estos casos. El Bufete de Abogados de Muerte Injusta del Condado de Miami Dade de Greenberg, Stone & Urbano ha representado a muchos clientes involucrados en casos de lesiones personales graves y muerte injusta a lo largo de los años. Visite nuestra página de internet para obtener más información sobre nuestra firma y póngase en contacto con nosotros hoy mismo para una consulta gratuita.

Contact Information